Amaia es la ganadora de la edición 2017 del reallity Operación Triunfo, en España.

Arte y Cultura, Farandula, Musica

El País. Cuando el presentador Roberto Leal la presenta, baja las escaleras del escenario con el mismo nerviosismo e inocencia de sus primeros días en la academia. Ante la horda de periodistas que se agolpan para fotografiarla, la joven pamplonesa disculpa su inexperiencia ante los flashes de las cámaras. “¡No me sale nada más!”, exclama la nueva flamante ganadora de Operación Triunfo. Amaia ríe, salta e intenta encajar su glorioso paso por la novena edición del programa.

La ganadora del concurso aún no ha asimilado su victoria. “No me lo imaginaba para nada. Estoy en shock“, ha dicho Amaia Romero este martes en el plató del programa. Junto a los otros cuatro finalistas, Aitana, Miriam, Alfred y Ana Guerra, la nueva triunfita ha contestado a las preguntas de los periodistas.

Amaia se ve a sí misma llenando el Palacio de Deportes de Madrid, pero cuando le preguntan en qué tipo de artista se ve reflejada, comenta que prefiere un perfil más “intimista”. La cantante no quiere cerrarse ninguna puerta pero tampoco quiere precipitarse y aceptar cualquier oferta. “Me dejaré aconsejar por los míos, sobretodo por mi hermano”, asegura. Fue con este con quien descubrió su pasión por la música desde pequeña en una familia llena de músicos.

La navarra se encuentra en una montaña rusa de emociones de la que no parece que vaya a bajar, al menos hasta dentro de unos días. Su sueño empezó sin saberlo hace unos meses cuando decidió presentarse al casting de Operación Triunfo para, así, aprovechar y “pasar el día en Bilbao”.

Apenas han transcurrido unas horas desde que Amaia se coronase como ganadora y ya se empieza a notar el impacto mediático de su victoria. En Pamplona se mueve una candidatura para lograr que dé el Chupinazo en las fiestas de San Fermín. “Sería muy guay”, dice pensativa. Sin abandonar su sonrisa, sin embargo, lo tiene claro: “Cuando vuelva quiero que todo vuelva a ser como antes”, expresa la joven, que ansía reunirse con su familia y amigos. No obstante Amaia cree —por lo menos de momento— que puede “acostumbrarse” a ser un fenómeno de masas.

Los cinco finalistas comparten un temor. A la salida de la academia no quieren que nada cambie entre los 16 concursantes de esta edición. Pero no parece preocuparles que la fama televisiva les haga despegar los pies del suelo. “Entre nosotros también nos podemos dar collejas”, bromea Alfred. El director de Gestmusic Endemol, Tinet Rubira, está tranquilo. “Tienen la cabeza muy bien amueblada. Son gente muy centrada”, observa el máximo responsable de la productora del programa.

Amaia no ha bajado aún de la nube. Ella y sus cuatro compañeros se quedan atónitos cuando Toni Sevilla, director de Contenidos de TVE, sintetiza el impacto mediático del concurso: 30 millones de visitas en la aplicación móvil, 70 millones de visualizaciones en el canal de YouTube y más de 85 millones en el canal 24 horas del programa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.