Super tifon arrasa las Filipinas con lluvias torrenciales

Internacionales

AFP. El tifón Mangkhut tocó tierra en la madrugada del sábado en Filipinas con vientos de hasta 255 km/h y lluvias torrenciales que obligaron a miles de personas a abandonar sus hogares. Mangkhut, el tifón más violento de los que han afectado al país en lo que va de año, tocó tierra a las 01H40 (17H40 del viernes GMT), según el servicio nacional de meteorología Pagasa. Los habitantes de la isla habían cubierto como podían sus ventanas y reforzado sus tejados. Las autoridades subieron el nivel de alerta hasta cuatro, el máximo en la escala de tifones en ese país.

“Las lluvias van a ser fuertes y el viento no será ninguna broma”, había explicado a la AFP Michael Conag, portavoz de defensa civil local. “Puede haber olas equivalentes a un edificio de cuatro pisos, y muchas casas pueden quedar destruidas, sobre todo las construcciones más frágiles, que son las más frecuentes en estas zonas costeras”, explicó.

Al menos cuatro millones de personas están en la trayectoria directa de Mangkhut, que luego se dirigirá hacia el sur de China, incluido el territorio semiautónomo de Hong Kong. Los campesinos de la región, que produce gran parte del maíz y el arroz en Filipinas, se apresuraron a recoger sus cosechas por temor a que queden inundadas.

Las autoridades “dicen que este tifón es dos veces más fuerte que el anterior, estamos asustados”, cuenta Myrna Parallag, que huyó de su casa en el norte del archipiélago. Esa habitante de 53 años ya vio cómo un tifón inundaba su casa en 2016. “Aprendimos la lección de la última vez. El agua llegó hasta el techo”, recuerda.

 “Demasiado miedo” 

Las autoridades temen especialmente las inundaciones y los corrimientos de tierra, y el servicio nacional de meteorología anunció que el tifón puede provocar graves perturbaciones en el suministro eléctrico y en los servicios de comunicación. Las pequeños pueblos de pescadores son muy vulnerables ante los vientos violentos y las enormes olas que se abaten sobre la costa.

Una veintena de tifones golpean cada año el archipiélago filipino, causando centenares de muertos y agravando la pobreza de millones de personas. Haiyan, uno de los tifones más violentos en haber tocado tierra, azotó las islas del centro de Filipinas en noviembre de 2013, con vientos de más de 315 km/h. Inmensas olas similares a las de un tsunami arrasaron todo a su paso. La catástrofe causó mas de 7.350 muertos o desaparecidos, y cuatro millones de personas quedaron privadas de sus viviendas.

La agencia meteorológica filipina indicó que Mangkhut es de momento la tormenta tropical más violenta del año, con ráfagas de hasta 255 km/h. El observatorio meteorológico de la excolonia británica de Hong Kong exhortó por su lado a la prudencia, y explicó que la tormenta constituye una “amenaza considerable”. Los servicios meteorológicos de Taiwán predijeron que la tormenta llegaría a la isla el sábado, dejando fuertes lluvias en el sur y el este del territorio, aunque se consideró poco probable que vaya a ser directamente golpeado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.